Menu

Sesgo inconsciente – riesgos para la organización y el proyecto

Rodolfo Stonner Comente 08.05.18 830 Vizualizações Impresión Enviar

Sesgo inconsciente – nuestra percepción, el juicio y el comportamiento no se basa necesariamente en nuestro análisis (de hecho, rara vez lo son), sino el resultado de prejuicios preexistentes. El prejuicio es diferente de la discriminación. El preconcepto es un concepto previo, es decir, un concepto formado sin análisis, el cual puede ser positivo o negativo. El prejuicio, al definir nuestra percepción, es denominado “sesgo”. Por ejemplo, si alguna vez ha tenido una experiencia exitosa con un judío de mediana edad (esto es sólo un ejemplo), inconscientemente habrá una tendencia suya de imaginar qué negocios o asociaciones conducidas con judíos de mediana edad tendrán un resultado favorable (este sesgo es un ejemplo de un preconcepto positivo). Ya hemos abordado aquí en Blogtek algunos aspectos relacionados, como por ejemplo “El sesgo del sobreviviente” (todavía en portugués). Saber cómo el sesgo actúa en nuestro juicio es importante, pero recientemente viene siendo estudiado como el sesgo inconsciente actúa en la gestión y en los procesos decisorios. Si desea información sobre los próximos artículos, informe su correo electrónico aquí.  SU E-MAIL NO SERÁ USADO POR TERCEROS.

Haga clic aquí y regístrese para recibir una notificación por correo electrónico cada vez que se publique un nuevo artículo

Su correo electrónico no será utilizado por terceros ni para el envío de spam.

Sesgo inconsciente – introducción

Sesgo inconsciente

Sesgo inconsciente

La existencia de un sesgo es hasta una forma de defensa de nuestra mente, frente a la enorme cantidad de decisiones a ser tomadas cotidianamente. Si tuviéramos que hacer un análisis, ejecutar un proceso decisorio para cada una de estas decisiones a tomar, no lo lograríamos. Por eso, nuestra mente almacena experiencias pasadas para auxiliar en este proceso. Sin embargo, no son sólo experiencias pasadas que forman nuestros preconceptos, nuestros sesgos, referencias externas también impactan fuertemente.

Los estudios en esta área indican que en promedio tarda 6 segundos para formar una opinión acerca de una persona a la que somos presentados, fruto del sesgo inconsciente.

Obviamente, esto puede llevarnos a errores, juicios precipitados, evaluaciones inadecuadas. El problema es que muchas veces no somos conscientes de estos prejuicios, de ahí el nombre de sesgo inconsciente.

Por lo tanto, es interesante conseguir desentrañar estos aspectos del sesgo inconsciente, para poder intentar tomar decisiones más exentas.

Investigadores de las universidades de Harvard, Virginia y Washington crearon el Implicit Association Test (IAT), el cual permite detectar un poco de nuestro interior desconocido. Una limitación de la prueba, para nosotros, es que es fuertemente dependiente de la asociación de palabras, y la prueba, obviamente, es en Inglés, y una de las premisas para su realización es la rapidez.

Aquí en Blogtek ya publicamos artículos que abordan las cuestiones éticas y el comportamiento, denominados  “Valores, desempenho, comportamentos” y “Quatro alavancas de controle”(ambos todavía en portugués).

 Sesgo inconsciente – diferentes tipos

Gary Hamilton, gerente de proyectos con amplia experiencia, voluntario en el PMI, escribió un artículo denominado “Contributing Factors to Ethical Violations: What Makes Otherwise Ethical Project Managers Make Poor Decisions”, donde discurre sobre los factores que llevan a los gerentes de proyecto a decisiones equivocadas y a menudo a violaciones éticas. De entre estos factores, él destaca el Sesgo Inconsciente, el cual desdobra en subcategorías:

  1. Sesgo de afinidad: la tendencia a acoger personas con pensamiento semejante al nuestro.
  2. Efecto Halo: la tendencia a ver como positivo todo lo que está relacionado a una persona que nos gusta.
  3. Sesgo de percepción: la tendencia de formar estereotipos y premisas sobre determinados grupos, lo que imposibilita un juicio objetivo sobre miembros de este grupo.
  4. Sesgo de confirmación: la tendencia que tenemos de BUSCAR informaciones que confirmen nuestras creencias y premisas preexistentes, y DESCARTAR inconscientemente información en contrario.
  5. Pensamiento grupal: ese sesgo ocurre cuando se intenta arduamente encajar en determinado grupo, por la imitación de comportamiento, o dando soporte a los pensamientos y opiniones del grupo.

Sesgo inconsciente – cómo evitar que perjudique nuestras decisiones

  1. Reconocer, a nivel individual, la existencia del sesgo inconsciente, y utilizarlo como palanca para el crecimiento. Saber de su existencia permite participar de entrenamientos, hacer autoanálisis, en fin, mitigar los efectos negativos del sesgo inconsciente.
  2. Actuar a nivel organizacional: saber que existe el sesgo inconsciente permite actuar junto a los colaboradores, en el sentido de ayudarlos a identificar su propio sesgo inconsciente, y otras barreras personales. De manera pragmática, perciba que si un sesgo inconsciente negativo es detectado por alguna parte interesada, esto puede repercutir muy negativamente para el proyecto.
  3. Asegurar una cultura de apertura: es necesario que todos los colaboradores sean conscientes de que la empresa es una empresa abierta, sin prejuicios y discriminaciones, para que cada uno se sienta a gusto para contribuir con sugerencias, relatar problemas, relatar preocupaciones, sin temer posibles amenazas.
  4. Personalizar los entrenamientos para atender las necesidades organizativas y los riesgos del negocio o proyecto, en determinados ambientes (culturas distintas, comportamientos sociales permisivos desde el punto de vista ético, etc.).
  5. Incluir las expectativas éticas y comportamentales en los códigos de conducta, normas y procedimientos, así como las consecuencias del incumplimiento de estas normas.

Estamos siempre publicando artículos sobre Liderazgo y Gestión, Gestión de Proyectos y Gestión del Mantenimiento. Cada semana, un nuevo artículo. Y también en Youtube (youtube.com/c/blogtek) los vídeos tienen subtítulos en español. Para mantenerte informado sobre los próximos artículos, registra tu e-mail aquí abajo en Suscríbase a Blogtek! SU E-MAIL NO SERÁ USADO POR TERCEROS.

Haga clic aquí y regístrese para recibir una notificación por correo electrónico cada vez que se publique un nuevo artículo

Su correo electrónico no será utilizado por terceros ni para el envío de spam.

Rodolfo Stonner

Ex- ingeniero Senior de Petrobras, y fue Gerente de Construcción y Montaje de las Obras Extramuros de la Refinería Abreu y Lima (RNEST), en Pernambuco. Actualmente jubilado, es consultor e instructor en las áreas de Gestión de Proyectos y Gestión del Mantenimiento, y está actuando con Deloitte en la implantación del PMO para la Refinería de Talara, Perú. Le gusta la enseñanza, intercambiar experiências y conocimiento, está certificado como PMP (Project Management Professional) y RMP (Risk Management Professional) por el PMI, y es CRE (Certified Reliability Engineer) por la ASQ.

DEIXE O SEU COMENTÁRIO

Publicidad

Noticias

La quiebra de Kodak y el dilema de la innovación

Comente blogtek 20.03.19
Gestión de Proyectos

Seguimiento del cronograma – líneas de progreso

Comente Rodolfo Stonner 26.02.19
Liderazgo y Gestión

Factores críticos de éxito

Comente Rodolfo Stonner 12.02.19
Gestión de Proyectos

La curva de la ruta crítica

Comente Rodolfo Stonner 05.02.19

Gestión del mantenimiento

Análisis de Indicadores – ¡ojo en estos aspectos!

2 Comentarios Rodolfo Stonner 17.01.18
Gestión de Proyectos

Metodología FEL – concepto de portones

1 Comentario Rodolfo Stonner 17.01.18
Liderazgo y Gestión

Descubra sus fortalezas – Marcus Buckingham

1 Comentario Rodolfo Stonner 17.01.18
Gestión del mantenimiento

TPM – Total Productive Maintenence

1 Comentario Rodolfo Stonner 13.03.18
Gestión del mantenimiento

Curva de la bañera

1 Comentario Rodolfo Stonner 20.02.18

Bienvenido al nuevo

Blogtek

Sea notificado siempre que un nuevo contenido esté disponible..

No se preocupe, no tenemos la práctica de enviar spam.
© 2013 - 2019 Blogtek.